Francisco Vazquez de Coronado - History

Francisco Vazquez de Coronado - History


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Francisco Vazquez de Coronado was born into a nobel family in Spain in 1510. He accompanied a family friend who had been appointed the first viceroy of New Spain. Upon his arrival in New Spain (Mexico) he married the daughter of the Spanish treasurer of the territory. Coronado helped put down a major slave rebellion and then went on to become a provincial governor. Coronado however, wanted more. Rumors had been circulating for years about seven cities of gold. Coronado believed those cities to be north and wanted to lead a royal expedition to find those cities. He assembled a large force of 300 Spanish soldiers and 1,000 local Indians. In the spring of 1540 they headed north into what is now Northern Mexico and southern Texas.

The first Native American that they encountered were the Zunni pueblo. When Coronado announced that they would have to obey him or be enslaved the Zunnit responded by firing arrows at the Spanish. After defeating the Zunni, Coronado found no gold, just a relatively poor Indian tribe. Coronado and his men then explored large parts of the Southwest, including much of what is today New Mexico and Arizona. Coronado explored the Grand Canyon. After sending the majority of his party back to Mexico, Coronado led a smaller group north to find the mythical city of Quivira. He traveled as far as what it today Kansas, only to find a poor Indian tribe. Coronado returned to Mexico, his expedition considered a failure since he had not found the mythical gold. Coronado resumed his job as governor. He left that position in 1544 and moved to Mexico City were he remained until his death in 1554.

.



Francisco Vazquez de Coronado - History

Assigned the task of locating the fabled Seven Cities of Cíbola in the New World for Spain, Francisco Vásquez de Coronado, governor of the New Galicia province of New Spain (present Mexico), left Compostela in February 1540. The well-known and capable twenty-seven-year-old led 240 mounted soldiers, 60 foot soldiers, 800 Indians and slaves, and hundreds of head of cattle and horses northward. Finding no gold in what is now Arizona and New Mexico, Coronado trusted a captive Pawnee Indian called El Turco to lead him to distant Quivira, a village where inhabitants reportedly ate from golden plates and silver bowls.

According to the narrative, the Spaniards followed El Turco east and north to the area that is now the Texas Panhandle. The Spanish troop had traveled "110 leagues west of Mexico, and then to the northeast 100 leagues and to the north 250, and all this brought them only to the barrancas where the cattle [buffalo] were," presumably, in the Texas Panhandle. At this point, Coronado's men tortured El Turco into confessing his deceit. With El Turco in chains, a smaller contingent of thirty horsemen and six foot-soldiers followed Ysopete, a Wichita Indian slave, north through the Texas and Oklahoma panhandles and Kansas eventually, in July 1541 they found Quivira, a squalid village of Wichita Indians, presumably near present Wichita, Kansas. Here Coronado found no wealth, only mud-and-twig huts, tattooed natives, and noisy dogs, and he ordered the execution of El Turco.

Coronado and his men never found any riches. On the return trek to the southwest the explorers may have followed the path that three centuries later would become the Santa Fe Trail. On this march the Spaniards again traversed what is now Kansas and the Oklahoma Panhandle, passing near the present communities of Liberal, Kansas, and Tyrone, Hooker, Optima, Guymon, Goodwell, and Texhoma, Oklahoma. A stone marker north of Beaver on Highway 270 in Beaver County commemorates the expedition's passing through the Panhandle. Some historians claim that Coronado carved a Castillian-style inscription—"Coronatto, 1541"—on Autograph Rock near Boise City in Cimarron County. Regardless of the authenticity of the signature, in the spring of 1542 Coronado returned to New Spain, and he died there in 1554, never receiving the fame and glory that would have come if he had found the golden fortune on the prairies of the New World.

Tom Lewis and Sara Jane Richter

Bibliography

Herbert Eugene Bolton, Coronado, Knight of Pueblos and Plains (Albuquerque: University of New Mexico Press, 1949).

Dianna Everett, ed., Coronado and the Myth of Quivira (Canyon, Tex.: Panhandle-Plains Historical Society, 1985).

Richard Flint and Shirley Cushing Flint, eds., The Coronado Expedition to Tierra Nueva: The 1540–1542 Route Across the Southwest (Boulder: University Press of Colorado, 1997).

George P. Hammond and Agapito Rey, eds. and trans., Narratives of the Coronado Expedition 1540–1542 (Albuquerque: University of New Mexico Press, 1940).

Bill McGlone, Ted Barker, and Phil Leonard, Petroglyphs of Southeast Colorado and the Oklahoma Panhandle (Kamas, Utah: Mithras, 1994).

Stewart Udall, Majestic Journey: Coronado's Inland Empire (Santa Fe: Museum of New Mexico Press, 1987).

No part of this site may be construed as in the public domain.

Copyright to all articles and other content in the online and print versions of The Encyclopedia of Oklahoma History is held by the Oklahoma Historical Society (OHS). This includes individual articles (copyright to OHS by author assignment) and corporately (as a complete body of work), including web design, graphics, searching functions, and listing/browsing methods. Copyright to all of these materials is protected under United States and International law.

Users agree not to download, copy, modify, sell, lease, rent, reprint, or otherwise distribute these materials, or to link to these materials on another web site, without authorization of the Oklahoma Historical Society. Individual users must determine if their use of the Materials falls under United States copyright law's "Fair Use" guidelines and does not infringe on the proprietary rights of the Oklahoma Historical Society as the legal copyright holder of The Encyclopedia of Oklahoma History and part or in whole.

Photo credits: All photographs presented in the published and online versions of The Encyclopedia of Oklahoma History and Culture are the property of the Oklahoma Historical Society (unless otherwise stated).

Citation

The following (as per The Chicago Manual of Style, 17th edition) is the preferred citation for articles:
Tom Lewis and Sara Jane Richter, &ldquoCoronado Expedition,&rdquo The Encyclopedia of Oklahoma History and Culture, https://www.okhistory.org/publications/enc/entry.php?entry=CO062.

© Oklahoma Historical Society.

Oklahoma Historical Society | 800 Nazih Zuhdi Drive, Oklahoma City, OK 73105 | 405-521-2491
Site Index | Contact Us | Privacy | Press Room | Website Inquiries


Early Life and Career of Juan Ponce de León

Born in 1460 into a noble family in León, Spain, Juan Ponce served as a page in the royal court of Aragon. He later became a soldier, fighting in the Spanish campaign against the Moors in Granada. After that war ended, he may have gone along on the second voyage to the West Indies led by Christopher Columbus in 1493.

Did you know? Juan Ponce de León died in Cuba, but his remains were later transferred to San Juan, Puerto Rico, where they were put to rest in San Juan Cathedral. Puerto Rico&aposs third-largest city, Ponce, bears the explorer&aposs name.

Nearly a decade later, he was serving as a captain in the force commanded by Nicolás de Ovando, Spain’s royal governor of the island of Hispaniola (present-day Haiti and the Dominican Republic). After Ponce de León suppressed a mutiny by Indigenous Americans, Ovando rewarded him with the governorship of the eastern province of Hispaniola.


BIBLIOGRAPHY

Herbert Eugene Bolton, Coronado on the Turquoise Trail: Knight of Pueblos and Plains, 4th ed. (1990).

Stewart Udall, In Coronado's Footsteps (1991).

David J. Weber, The Spanish Frontier in North America (1992).

Additional Bibliography

Flint, Richard, and Shirley Cushing Flint. The Coronado Expedition: From the Distance of 460 Years. Albuquerque: University of New Mexico Press, 2003.

Montané Martí, Julio César. Francisco Vázquez Coronado: sueño y decepción. Zapopan, Jalisco, Mexico: El Colegio de Jalisco, Fideicomiso Teixidor, 2002.


The Coronado Expedition : From the Distance of 460 Years

In 1540 Francisco Vázquez de Coronado, the governor of Nueva Galicia in western Mexico, led an expedition of reconnaissance and expansion to a place called Cíbola, far to the north in what is now New Mexico. The essays collected in this book bring multidisciplinary expertise to the study of that expedition. Although scholars have been examining the Coronado expedition for over 460 years, it left a rich documentary record that still offers myriad research opportunities from a variety of approaches.

Volume contributors are from a range of disciplines including history, archaeology, Latin American studies, anthropology, astronomy, and geology. Each addresses as aspect of the Coronado Expedition from the perspectives of his/her field, examining topics that include analyses of Spanish material culture in the New World historical documentation of finances, provisioning, and muster rolls Spanish exploration in the Borderlands Native American contact with Spanish explorers and determining the geographic routes of the Expedition.


Historical Background

Hernán Cortez and the Matter of Bureaucratic Rivalries and Jealousies

Hernán Cortez, conqueror of the mighty Aztec Empire, was the victim of petty bureaucratic jealousies. Even before his invasion of Mexico he was forced to cope with administrative jealosies within the bureaucracy of the Spanish Empire. In 1504 at age nineteen Cortez sailed from Spain to Hispaniola. For six years he was a farmer and a minor local government official. In 1511 he sailed with Diego Velazquez to conquer Cuba. When Cuba was conquered Velazquez became the governor of Cuba and Cortez became a clerk to the treasurer. Cortez had significant status in the regime of Velazquez in the then capital of Cuba, Santiago.

Cortez fell out of favor with Velazquez when he began an affair with the sister of the woman that Velazquez was courting. Cortez married the sister, Catalina Juarez, and he was once again on good terms with Velazquez. Cortez was twice elected mayor (alcalde) of Santiago.

There had been two Spanish expeditions to the mainland of North America and Velazquez felt there was a need for a follow-up expedition to establish a permanent colony there. In 1518 Velazquez called upon Cortez, a man of proven leadership ability, to lead that expedition. Cortez knew that unless he acted quickly Velazquez was likely to change his mind. In less than a month Cortez had gathered 300 soldiers and sailed with six ships from Santiago. He picked up other recruits at other Cuba ports so that when the expedition embarked from Cuba to the vicinity of what subsequently became Veracruz Cortez' force numbered somewhat over 600 in 11 ships. The number of horses was however only 16. Velazquez was jealous of the organizational ability shown by Cortez and decided to replace him as the expedition's leader. But Cortez was too quick for Velazquez and Velazquez was not able to execute the formal action of replacing Cortez as the leader of the expedition. But Cortez' official assignment was a very limited one, establishing a Spanish colony on the coast of the mainland. In particular there was no provision for Cortez to undertake any expedition to the interior of the continent.

In this matter again Cortez was quick and agile. Cortez established the town of Veracruz and had the town officially elect him captain and chief justice. Cortez could then take action independent of the limitations imposed upon him by Velazquez. Cortez, having heard of the rich empire of the Aztecs, burned his ships and set out for the interior and conquest.

The story of the Conquest is told elsewhere: Conquest of Mexico and Aztecs.

The emphasis here is the rivalries and jealousies within the Spanish Empire bureaucracy and how they affected the exploration of what is now northwest of Mexico and the southwest of the United States.

After Cortez and his army had conquered Tenochtitlan, Velazquez sent a punitive force in 1520 under the command of Panfilo Narvaez to punish Cortez. Cortez had no difficulty thwarting the punitive expedition, particularly one commanded by such an inept leader as Narvaez (later the leader of the disastrous expedition that Cabeza de Vaca survived). He in fact persuaded the punitive expedition force to join him. But while Cortez was away from Tenochtitlan dealing with Narvaez' punitive expedition Pedro de Alvarado who was left in command in Tenochtitlan drove the Aztecs to rebellion. Cortez won the city back again but at great cost.

Despite Cortez' extraordinary victories there were jealous enemies in Spain, including Velazquez, that tried to poison the mind of the Spanish king, Charles V, against him. Special envoys were sent from Spain to exert royal authority over him. Even in Mexico his enemies tried to harm him. When Cortez went into Central America for two years those he left in charge confiscated his properties. Finally in 1528 Cortez sailed to Spain to answer the charges against him. In Spain Charles V met with him and gave him a royal title, Marquis del Valle de Oaxaca, and the captaincy General for New Spain but not its governorship.

Cortez returned to New Spain in 1530 but he was bedeviled by his enemies. He was accused and tried on a charge that he strangled his first wife.

In 1535 Cortez led another expedition to the west that reached Baja California, which was thought to be an island. In the context of the situation faced by Cortez, this entrada was an attempt to regain glory by finding a new kingdom to conquer. Of course he found only desolate country and primitive peoples and no glory. Finally in 1540 Cortez returned to Spain after a viceroy had been appointed for New Spain. He remained in Spain until his death in 1547, which occurred as he started a journey to return to New Spain.


Francisco Vazquez de Coronado - History

Francisco Vázquez de Coronado (1510-1554) was a Spanish explorer who searched in vain for the fabled seven cities of Cibola and the kingdom of Quivira. Although he failed in his quest, Coronado led one of the most remarkable European explorations of the North American interior.

Inspired by rumors of gold and the travels of Cabeza de Vaca, Coronado led a royal expedition of about 300 Spanish soldiers, over 1,000 Indians, and enormous herds of livestock north into what is now the American West. Coronado sent out parties that ranged all the way to the Colorado River on the present border between California and Arizona, exploring the Grand Canyon and much of what is now New Mexico. Coronado himself led a party into what is now Kansas.

He had traveled almost 4,000 miles during the two years (1540-42) but he returned to Mexico having discovered no riches. The Viceroy branded his expedition an abject failure. Coronado managed to resume his governorship, but within several years he was found guilty of numerous atrocities against Indians under his authority. He was removed from office in 1544 and moved to Mexico City to work in a modest position in the municipal government until his death a short time later.


Hijo segundo de Juan Vázquez de Coronado y Sosa de Ulloa, muerto en 1532, señor de Coquilla y de la Torre de Juan Vázquez, corregidor de Segovia y de Jerez de la Frontera y capitán general de la Frontera, prefecto de Granada, que estuvo al servicio de los Reyes Católicos y de Carlos I de España, regidor de Salamanca, fundador del mayorazgo de su casa el 16 de diciembre de 1522, y de su esposa Isabel de Luján, dama de la reina Isabel I de Castilla la Católica, natural de Madrid, ocupó varios puestos en la administración del recién conquistado Emirato de Granada, con Íñigo López de Mendoza, su primer gobernador cristiano. [ 1 ] ​ Fue tío paterno de Juan Vázquez de Coronado y Anaya.

Vázquez de Coronado llegó a la Nueva España (hoy México) desde España en 1535, con 25 años, en el entorno de su primer virrey, hijo del patrono de su padre y su amigo personal, [ 1 ] ​ para probar suerte en el Nuevo Mundo. Se convirtió en hombre de confianza del virrey de la Nueva España, Antonio de Mendoza, [ 2 ] ​ y ascendió rápidamente. Contrajo matrimonio en Nueva España con Beatriz de Estrada, llamada la Santa, hermana de Leonor de Estrada, familiar de Alvarado e hija del tesorero y gobernador Alonso de Estrada e Hidalgo, señor de Picón, y de su esposa Marina Flores Gutiérrez de la Caballería, de una familia de caballeros de la Orden de Calatrava. Heredó a través de ella una larga porción de una propiedad encomendera mexicana y tuvieron ocho hijos.

El virrey lo nombró gobernador de Nueva Galicia, trasladándose allí junto con su esposa en 1537. [ 3 ] ​

Vázquez de Coronado se distinguió por su habilidad para pacificar a los nativos y así en 1538 fue nombrado gobernador de la Audiencia de la Nueva Galicia en sustitución del primer gobernador de la provincia Nuño de Guzmán. En calidad de gobernador apoyó a fray Marcos de Niza a explorar el norte de la Nueva España, misión que le había confiado el virrey Antonio de Mendoza.

En 1528 naufragó en las costas de Florida una expedición encabezada por Pánfilo de Narváez. De ella hubo cuatro supervivientes, que atravesaron a pie y durante ocho años el actual suroeste de los Estados Unidos y norte de México hasta llegar a Culiacán Sinaloa, donde encontraron una villa española. De esa expedición, Álvar Núñez Cabeza de Vaca escribió una narración titulada Naufragios. En ella describe sus aventuras y las de sus tres compañeros: Alonso del Castillo Maldonado, Andrés Dorantes de Carranza y un esclavo llamado Esteban (Estebanico). Este último fue el primer hombre nacido en África que puso pie en lo que hoy son los Estados Unidos de América. Estebanico era moro de la etnia bereber y nació en Azemor (Provincia de El Yadida, Marruecos actual), en la costa atlántica del continente africano. Estos náufragos, encontrados en la Nueva España en 1536, transmitieron rumores de los indios de que más al Norte había ciudades colmadas de minerales y riquezas.

Con esos antecedentes fue enviado el fraile Marcos de Niza a un viaje exploratorio en 1539 este regresó hablando de las riquezas de siete ciudades de oro llamadas Cíbola, de las cuales había oído hablar en su viaje. Esto despertó el interés de Coronado, que decidió partir en busca de esa mítica ciudad.

La expedición tuvo lugar en 1540. En ella tomaron parte unos 800 indios mexicanos y unos 340 españoles que habían aportado dinero propio para financiar la expedición. Vázquez de Coronado hipotecó las posesiones de su mujer y pidió prestados 71 000 pesos de plata para financiar la expedición. Un trabajador de esa época ganaba 100 pesos de plata al mes. [ 3 ] ​ En la expedición iba una mujer, Francisca de Hoces, con su marido, Alonso Sánchez, que era zapatero en Ciudad de México. En la expedición había 11 capitanes y varios hombres que habían convivido con los indios durante 10 años o más. [ 3 ] ​ Llevaban 12 cañones, abundante munición, 150 soldados de a caballo y 200 infantes, ganado vacuno y semillas. [ 2 ] ​

La expedición se puso en marcha en 1540. Estaba compuesta por 340 españoles y cientos de indios aliados, además de ganado vacuno. Los acompañaba Marcos de Niza.

Además de la expedición que partió por tierra el 26 de febrero desde Compostela, Nayarit, en aquellos días capital de la provincia llamada reino de la Nueva Galicia, el virrey envió paralelamente otra expedición hacia California, formada por navíos que les seguían por mar al mando de Fernando de Alarcón. La expedición partiría el 9 de mayo de 1540 y se adentraría siguiendo la costa de la Nueva España en el interior del golfo de California, para luego seguir hacia el norte hasta Yuma, en el actual Arizona.

A los pocos días de la partida los víveres comienzan a escasear y unos diez caballos fallecieron por portar pesadas cargas y no recibir alimentos para continuar. Tras recorrer 150 kilómetros, en marzo, buscan comida en Chametla entre los indios que allí se encontraban pero los indios se resisten y organizan una trampa en la que el segundo de Coronado, Lope de Samaniego, murió de un flechazo. Tras esto Coronado organiza una represalia contra los indios y capturan a ocho indios, que serán ejecutados. Dos capitanes que se habían adelantado regresan debido a lo escarpado del terreno y al mal tiempo sin haber encontrado la ciudad. Siguieron tomando rumbo al norte por la costa occidental de la Nueva España hasta Culiacán, Sinaloa.

Desde allí una fuerza más pequeña, al mando de Tristán de Luna y Arellano, continuó aún más al norte y tomó los pueblos de los Zuñi en julio de 1540, pueblos que les habían dicho ser las siete ciudades doradas de Cíbola.

En agosto de 1540 Coronado manda grupos de exploración para informarles sobre todo. Al este mandará a su nuevo segundo, García López de Cárdenas, explorará el Oeste, en la zona de los indios hopi y encontrará el Cañón del Colorado. El capitán Hernández de Alvarado va hacia el Este con un cacique indígena con mostacho al que apodaron "Bigotes", que presenta a los españoles a varias tribus a lo largo del río Grande. Hernando quiso seguir explorando más pero Bigotes les dijo que estaba cansado y les proporcionaría un guía. Este nuevo guía usaba un sombrero particular, propio de la tribu pawnee, que a los españoles recordaba a un sombrero árabe, y es por esto que lo apodaron "el turco". Encontraron un poblado llamado Tiguex o Tigüez, cerca de la ciudad de Santa Fe, Nuevo México, a orillas del río Grande y Hernando mandó una misiva a Coronado para instalar allí el campamento y reunirse con ellos en ese paraje, próximo al río Grande (río Bravo para los mexicanos), cosa que hizo. Allí los españoles necesitaron ropa y otras cosas, y las tomaron de los indios, incluso ofreciendo dinero a cambio, pero los indios se negaron y, eso, sumado a otros episodios, provocó un levantamiento de los indios de Tiguex que empezaron a matar a los caballos de los españoles. La expedición fue atacada varias veces por los nativos, pero las fuerzas de Vázquez de Coronado las repelieron con éxito. Ese invierno hubo varios enfrentamientos. Algunos han llamado a estos enfrentamientos Guerra de Tiguex. [ 4 ] ​

«El turco» habló de Quivira, un rico país al noroeste. Coronado decidió ir en busca de Quivira, tomando al «turco» como guía. Atravesó el Llano Estacado, atravesó la pradera de los Grandes Llanos y prosiguió su marcha hacia el norte. Sin embargo, Coronado descubrió que el «turco» lo estaba engañando, o al menos eso creyó y lo hizo ejecutar. Otros guías lo condujeron hacia Quivira, y encontró un pequeño pueblo cerca del actual Lindsborg, Kansas. La desilusión se repitió: los indios Quivira, después conocidos como wichita, no disponían de ninguna riqueza su poblado era de cabañas con techo de paja y ni siquiera tenían joyas de oro.

En la primavera de 1540 la expedición se internó hasta el cañón de Palo Duro, Texas, en busca de oro, allí dejó Coronado la mayor parte de sus hombres y continuó a caballo con treinta expedicionarios en búsqueda de otro mito, la ciudad de Quivira, supuestamente llena de riquezas.

En 1542 regresó a la Nueva España por la misma ruta que había utilizado. Sólo cien de sus hombres volvieron con él. Aunque la expedición fue un fracaso, continuó como Gobernador de Nueva Galicia hasta 1544. Después se retiró a la Ciudad de México, donde murió en 1554. En el libro Crónicas de Tierra Caliente, de 2014, el cronista guerrerense Alfredo Mundo Fernández dice que de acuerdo a oficios del Archivo General de la Nación, y otros oficios que cita, en 1538 el virrey don Antonio de Mendoza otorga a su protegido Francisco Vázquez de Coronado la encomienda de Cutzamala en la Tierra Caliente del hoy Estado de Guerrero, que desde su creación en 1528 Hernán Cortés la había asignado a Juan de Burgos según el Archivo de Indias. Don Francisco Vázquez de Coronado tuvo la encomienda de Cutzamala desde 1538 a 1554 en que muere, y la deja por herencia a su hija doña Isabel de Luján Vázquez de Coronado que se casa con Bernardino Pacheco de Bocanegra que pasa a ser su nuevo encomendero. Por cierto que esta encomienda la pelea Luis Cortés, hijo de Hernán Cortés, a doña Isabel ante la Audiencia de México en 1556 argumentando que don Francisco Vázquez de Coronado la había adquirido fraudulentamente a Juan de Burgos por 9,500 pesos en oro de minas y costaba mucho más. En diciembre de 1557 se desecha esa petición ante las pruebas que presenta el alguacil de la Audiencia de México Pedro Vázquez, el otorgamiento por parte del virrey Mendoza y dos cédulas reales de la reina, además de un documento firmado por Francisco Vázquez de Coronado donde Juan de Burgos se da por bien pagado.

En su viaje, García López de Cárdenas (miembro de su expedición) descubrió el Cañón del Colorado, y reunió valiosa información sobre el suroeste norteamericano. A Francisco Vázquez de Coronado lo recuerdan algunas islas, avenidas, escuelas, hoteles, urbanizaciones, centros comerciales y miles de negocios del suroeste de los Estados Unidos y norte de México, llevando su apellido Coronado.

En su ciudad natal, Salamanca, y en un buen número de otras ciudades de España, existen vías públicas que llevan su nombre.

Su sobrino Juan Vázquez de Coronado (1523-1565) llevó a cabo la conquista de Costa Rica y se distinguió por sus procederes humanitarios. Felipe II le concedió en 1565 el título hereditario de Adelantado de Costa Rica, que ostentaron sus descendientes hasta 1823.

En la película Indiana Jones y la última cruzada, de Steven Spielberg, el joven Indiana Jones quiere arrebatar a unos ladrones de tumbas la Cruz de Coronado, una joya que supuestamente Hernán Cortés regaló a Coronado en 1520.


Location Info

History Nebraska Headquarters

Hours
Monday – Friday: 8 am – 5 pm

Phone Number
Currently Being Updated

Address
1500 "R" Street
Lincoln, Nebraska 68508-1651
view map

Reference Room

Hours
Friday 9 am – 4 pm

Phone Number
(402) 471-4751

Address
1500 "R" Street
Lincoln, Nebraska 68508-1651
view map

Chimney Rock

Hours
Daily: 9 am - 4 pm

Phone Number
(308) 586-2581

Address
PO Box F
Bayard, NE 69334
view map

Fort Robinson

Hours
Monday - Saturday: 9 am - 4 pm

Phone Number
(308) 665-2919

Address
3200 West Highway 20
Crawford, NE 69339
view map

Nebraska History Museum

Hours
Tuesday - Friday: 10 am - 4 pm
Saturday: 10 am - 2 pm

Phone Number
(402) 471-4782

Address
131 Centennial Mall North
Lincoln, Nebraska 68508
view map

John G. Neihardt

Hours
Tuesday - Saturday: 10 am - 4 pm

Phone Number
(402) 648-3388

Address
306 E Elm St
Bancroft, NE 68004
view map

Neligh Mill

Hours
Tuesday - Saturday: 10 am - 4 pm

Phone Number
(402) 887-4303

Address
N Street at Wylie Dr
Neligh, NE 68756
view map

Senator George Norris

Hours
By Appointment Only

Phone Number
(308) 345-8484

Address
706 Norris Ave
McCook, NE 69001
view map

Thomas P. Kennard

Hours
By Appointment Only

Phone Number
(402) 471-4764

Address
1627 H Street
Lincoln, NE
view map


Francisco Vázquez de Coronado

Vázquez de Coronado, Francisco. Cíbola. Salamanca, 1510 – Ciudad de México (México), 22.IX.1554. Conquistador y gobernador (Nueva Galicia).

Nace en el seno de una familia noble, siendo sus padres Juan Vázquez de Coronado e Isabel de Luján.

Fue su hermano Gonzalo, el primogénito, quien hereda el mayorazgo, abriéndose para Francisco, al quedar desheredado y carecer de otros medios de subsistencia, otros caminos.

Es muy probable que pasara su primera juventud en Granada, territorio apenas ganado al poder musulmán, donde su padre entra al servicio de Íñigo López de Mendoza y se establecen los primeros vínculos familiares con la ascendente Casa de los Mendoza. Gracias a los servicios prestados a la Corona en las últimas fases de la conquista de la ciudad de la Alhambra, Íñigo López de Mendoza, segundo conde de Tendilla y primer marqués de Mondéjar, es nombrado primer capitán general de la ciudad de la Alhambra, máxima autoridad militar del recién conquistado reino de Granada. Juan Vázquez de Coronado ocuparía varios cargos de su administración.

Cuando Antonio López de Mendoza, hijo del pacificador de Granada, es nombrado primer virrey de la Nueva España (1535), se abre un nuevo horizonte para Vázquez de Coronado al pasar al año siguiente a México formando parte de su séquito y disfrutando de toda su confianza, pues ya su padre había dado muestras de lealtad hacia su propia familia.

Bajo la protección y tutela de Mendoza, Vázquez de Coronado inicia un rápido ascenso. Con apenas veintisiete años entra a formar parte del Cabildo de la Ciudad de México, y recibe del virrey la delicada misión de ir a investigar una sublevación que se está fraguando entre indios y esclavos negros en las minas de Amatepeque (1537). A su llegada procedió a prender y torturar a varios negros con el fin de obtener una confesión, logrando así abortar la sublevación. Según se desprende de la carta enviada al Rey (10 de diciembre de 1537), el virrey Mendoza quedó muy satisfecho con la actuación de Vázquez de Coronado dando cuenta cómo había llevado hasta su presencia, como muestra del buen éxito de la empresa y fidelidad, a varios negros descuartizados y a otros que había salado.

Leal partidario del virrey Mendoza, Vázquez de Coronado vuelve a ser designado para llevar a cabo otra delicada misión. Esta vez se trata de investigar las condiciones de vida de los indios que operan en las minas de plata de Sultepec. Nombrado visitador por el virrey, recabó información acerca del duro trabajo que los indígenas realizaban en las minas y de la explotación a la que estaban sometidos. Además, denunció ante la Real Audiencia que los encomenderos no les enseñaban la doctrina cristiana por lo que éstos fueron castigados.

En 1538 casó con Beatriz de Estrada, de apenas trece años de edad, hija legítima del tesorero Alonso de Estrada y de su mujer Marina Gutiérrez Flores de la Caballería. Tuvieron muchos hijos. El primogénito, Juan Vázquez de Coronado, murió joven Isabel de Lujan, que casó con Bernardino Pacheco de Bocanegra y no tuvieron sucesión Mariana Vázquez de Coronado, casada con Nuño Chávez Pacheco de Bocanegra Luisa de Estrada que casó dos veces, primero con el general Luis Ponce de León y después con el factor Martín de Irigoyen, no teniendo descendencia de ningún matrimonio y Jerónima Vázquez de Coronado que murió moza.

Por este matrimonio Vázquez de Coronado entró a gozar de la encomienda de Tlapa —una de las más importantes de la Nueva España—, en la parte oriental del actual estado de Guerrero, cedida a su mujer como dote y que había pertenecido a Cortés por haberla apartado para sí debido a su riqueza minera y productos. Hasta 1544, fecha en que las encomiendas pasan a la Corona, otras muchas vendrían a sumarse a la de Tlapa, proporcionando a Vázquez de Coronado una sólida posición económica. En 1538 compró a Juan de Burgos la encomienda de Cuzamala, una parte de Tenango del Valle y Teutenango.

En 1539 se le asignaron, junto a Álvaro Bracamonte, las encomiendas de Ahuacatlán y Xala así como los belicosos indígenas de Cacaluta y Guaxacatlán. En 1540 adquiere la mitad de la encomienda de Guachinango, en el suroeste del actual estado de Jalisco y septentrión de Nayarit en esta región también poseyó la encomienda de Amaneque, Tepuzuacán, Amatlán, Xalcingo, Istimitique, Atengoychan, y Zacatula.

En el año de 1538, después de su matrimonio con Beatriz de Estrada y mostrar su habilidad como visitador en las minas de Sultepec, es nombrado gobernador de la Audiencia de la Nueva Galicia en sustitución de Nuño Beltrán de Guzmán, su conquistador y primer gobernador, quien en 1536 fue relegado por Diego Pérez de la Torre, su juez de residencia. Con esta designación, que anula la realizada por Pérez de la Torre a favor del conquistador Cristóbal de Oñate, el virrey Mendoza dejaba claro su intención de establecer un control más firme sobre esta región fronteriza, que abarcaba gran parte de los actuales estados de Jalisco, Nayarit y Sinaloa, y que Francisco Vázquez de Coronado es de sus hombres de mayor confianza.

Viajó desde México a la ciudad de Compostela, capital de la Nueva Galicia, acompañado del franciscano Marcos de Niza, enviado por el virrey Mendoza para explorar los territorios del norte e informar sobre la veracidad de los informes divulgados, en 1536, por Álvar Núñez Cabeza de Vaca y sus compañeros —sobrevivientes de la expedición a la Florida encabezada por Pánfilo de Narváez—, acerca de la existencia de fabulosas ciudades en las tierras que habían recorrido. A principios de 1539, fray Marcos de Niza partió de Compostela en un viaje exploratorio por la frontera norte. A su regreso, en el verano de ese mismo año, escribió un informe divulgando las riquezas de las Siete Ciudades de Cíbola o Quivira, confirmando las noticias verbales de Cabeza de Vaca.

Difundido que Cíbola es tan rica en oro como el imperio azteca, Mendoza da instrucciones a Vázquez de Coronado para ir en busca de esa mítica ciudad.

En México el virrey busca inversionistas para emprender tan costosa empresa, cubriendo él mismo con sus bienes gran parte de los gastos de la expedición —unos 60.000 ducados—.

A su vez, Vázquez de Coronado hipoteca Tlapa para el financiamiento.

A finales de febrero de 1540 Vázquez de Coronado —de treinta años de edad—, Marcos de Niza, 260 hombres a caballo, 60 infantes —ballesteros y arcabuceros—, y más de mil indios estaban reunidos en Compostela, capital de la Nueva Galicia, listos para partir hacia Cíbola. Con Cristóbal de Oñate como gobernador suplente, la salida de Vázquez de Coronado y sus hombres de guerra es vista con preocupación por algunos por dejar desprotegida la zona, además muchos la juzgan empresa de dudoso éxito.

La expedición se dividió en distintos contingentes.

Por mar, en apoyo a la expedición terrestre, el virrey dispone la salida de varios navíos a lo largo del Golfo de California al mando de Hernando de Alarcón. La idea es establecer contacto en la desembocadura del río Colorado.

Partió la expedición al mando de Vázquez de Coronado rumbo al norte siguiendo la costa occidental hasta Chiametla llegan cansados y hambrientos. Tras descansar y buscar avituallamiento entre las poblaciones indígenas, los expedicionarios continúan camino al norte hasta San Miguel de Culiacán —villa fundada, en 1531, por Nuño de Guzmán— entrando el segundo día de Pascua de Resurrección. Aquí deja Vázquez de Coronado a la mayor parte de sus hombres al mando de Tristán de Arellano.

El 22 de abril de 1540, Vázquez de Coronado sale rumbo a lo que hoy es Arizona, con fray Marcos de Niza como guía, un destacamento avanzado de 80 jinetes, 20 soldados de a pie y un contingente de aliados indígenas. Tras varias jornadas llegan al río Petatlán —actual estado de Sinaloa— siguen hasta llegar al río Yaqui y, luego de varios días de camino por el valle de Ures, fundan la villa de San Jerónimo de los Corazones (estado de Sonora) desde donde ordena a Melchor Díaz, jefe de la guarnición y hombre de su confianza, ir con quince jinetes hacia el río Colorado en busca de las provisiones que Alarcón lleva por mar.

Éste, que ha zarpado de Acapulco el 9 de mayo de 1540, llega al extremo norte del golfo de Cortés el 26 de agosto sin encontrar rastro alguno de Vázquez de Coronado. En septiembre se entera por los nativos que la expedición terrestre ha incursionado hacia el noroeste consciente que es imposible reunirse con ella, decide regresar e informar al virrey Mendoza de lo ocurrido.

Mientras tanto, hambrientos y desesperanzados, los expedicionarios siguen rumbo al Norte y llegan a un lugar llamado Chichilticale —misteriosa ruina de localización incierta, pero que gran número de autores ubica en el suroriente de Arizona—, donde permanecen dos días descansando. De Chichilticale siguieron rumbo al Norte durante quince días a través del desierto y pasos montañosos en el trayecto mueren algunos hombres y se pierden gran número de caballos. Finalmente, el 7 de julio de 1540 llegan a Cíbola, la primera de las siete míticas ciudades. Lo que encuentran es desolador: un pequeño poblado en un peñasco —el pueblo zuñi de Hawikuh, en Nuevo México—, al que ponen el nombre de Granada. Como Vázquez de Coronado escribió al emperador “solamente una cosa es verdad, el nombre de la ciudad” (3 de agosto de 1540).

La expedición está hambrienta y Vázquez de Coronado decide entrar con su ejército en Cíbola en busca de comida. Los zuñis responden con flechas y piedras que lanzan desde las azoteas en la batalla Vázquez de Coronado recibe una fuerte pedrada y cae a tierra herido de gravedad. Sus hombres le prestan auxilio. Cuando recupera el sentido, los zuñis se han entregado y la ciudad es tomada. Provista de abundante maíz y otros alimentos, se convierte en campamento base de donde salen expediciones a explorar la región.

Al igual que éste, el resto de los pueblos zuñis, la tan ansiada Cíbola, no son las maravillosas ciudades cubiertas de oro y plata descritas por Marcos de Niza, sino pequeñas aldeas escasamente pobladas. Sin embargo, y ante el infructuoso resultado, Vázquez de Coronado decide enviar a sus capitanes a explorar la zona en busca de nuevas tierras y ciudades. Pedro de Tovar se dirige al Oeste, a través del desierto de la meseta de Colorado, incorporando a los pueblos de los indios Hopi García López de Cárdenas descubre el Cañón del Colorado, y Hernando de Alvarado se dirige al Este hasta llegar a Tiguex.

Malogradas otras fuentes de abastecimiento, Vázquez de Coronado cuenta ahora únicamente con las provisiones que han quedado en la retaguardia al mando de Tristán de Arellano. La lentitud de la marcha, ya que se trata del grueso de la expedición que viaja con las cabezas de ganado y la distancia por recorrer desde Sonora a Cíbola, pone en peligro la supervivencia del grupo. El problema se agrava aún más cuando Vázquez de Coronado decide reunirse con Hernando de Alvarado en Tiguex —en la rivera del río Grande cerca de Bernalillo, Nuevo México—, pues las noticias que le han llegado de la avanzada expedicionaria es que se trata de una región más rica y poblada que Cíbola.

En Tiguex les sorprendió el invierno y la nieve.

Como los soldados se quejan del frío y hambre, Vázquez de Coronado solicita a los indios la entrega ropa y alimento. Aunque los indios al principio fueron amables, más tarde responden con hostilidad desatándose una guerra que dura hasta la primavera de 1541. En esta fecha parten rumbo a Quivira pues tienen noticia de que es una rica tierra donde encontrarán plata y oro.

Después de semanas de ver sólo pasto, bisontes y cielo —recorriendo las llanuras de los actuales estados de Texas, Oklahoma y Kansas— llegan a Quivira —un asentamiento indígena del que se desconoce su ubicación, cerca del actual Lindsborg, Kansas— volviendo a desilusionarse: tan sólo encontraron casas de zacate. Vázquez de Coronado decide regresar a Tiguex, donde ya ha llegado el grueso de la expedición con los bastimentos. Allí decide pasar el invierno de 1541-1542, con la idea de iniciar nuevas expediciones en primavera. Sin embargo, estos planes se desvanecen al llegar la noticia de la rebelión indígena desatada en la Nueva Galicia, más tarde conocida como Guerra de Mixtón (1541-1542), que pone en peligro no sólo los asentamientos fronterizos, sino al gobierno de la Nueva España. El levantamiento corta toda comunicación entre la expedición y el virrey además Vázquez de Coronado a punto está de perder la vida a causa de una caída de caballo.

Agotados los expedicionarios y frustradas todas las esperanzas de encontrar riquezas, en abril de 1542 se decide emprender el camino de regreso a México.

Vázquez de Coronado, que regresa con las manos vacías y un ejército amotinado y desorganizado, encuentra el levantamiento prácticamente sofocado. Su expedición y la salida de gran número de hombres es tachada de imprudente por los colonos de la Nueva Galicia, al apuntarse como ocasión propicia para el inicio de las hostilidades.

Por su parte el virrey Mendoza tampoco puede ocultar el descontento hacia su protegido por el abandono de la empresa, pues era mucha la inversión realizada.

Sin embargo, Vázquez de Coronado retoma el gobierno de la Nueva Galicia hasta 1544, ahora sin su apoyo. En el verano de 1544 el licenciado Lerdo de Tejada procedió a tomar su residencia. Aunque fue acusado de negligencia y corrupción, pudo demostrar gracias a una batalla legal, la inconsistencia de los cargos imputados. En 1545 renuncia al cargo y regresa a la Ciudad de México, donde vuelve a actuar como miembro del cabildo. Durante los años siguientes hasta su muerte en 1554, su esfuerzo se orienta a reclamar las encomiendas que durante su expedición han pasado a manos de la Corona.


Watch the video: 16 Francisco Vazquez de Coronado